Albondigas con amor de cocinillas

//Albondigas con amor de cocinillas

Albondigas con amor de cocinillas

Cuentan que solo si eres un gran cocinero harás unas buenas albóndigas.  Eso es falso! A la albóndiga se le procesa tanto amor, que solo con el cariño que le ponemos, de seguro saldrán unas señoras albóndigas.

La albóndiga nació en la cocina árabe, bolas de carne con especias y fritas en aceite, ese es su origen. De ahí las variaciones son tantas como nos permita nuestra imaginación. De ternera, de cerdo, de pollo, de choco, veggies… las albóndigas siempre alegran la mesa e invitan a la reunión. Todas están buenas, pero como las de una madre no hay ninguna.

Al hablar de maridaje, la albóndiga acepta tantos compañeros como ingredientes lleve, desde un reposado reserva hasta un blanco fresco y afrutado. Aquí os dejamos cuatro maridajes para cuatros platos de deliciosas albóndigas. Incluso, las podemos llamar almóndigas, que la RAE lo acepta como vulgarismo…


ALBÓNDIGAS DE BUTIFARRA FRESCA

Albondigas con amor de cocinillas

Esta albóndiga se prepara en un pis-pas. Al utilizar la carne de la butifarra, como ya viene especiada, solo hay que añadirle huevo, un poco de cebolla y pan rallado y ya están listas para freír. Estas albóndigas se pueden comer tal cual fritas o acompañarlas de la salsa que más nos guste. Una salsa de setas le va fenomenal. Ahora que estamos en temporada unas setas de cardo o unos níscalos, por ejemplo, son compañeros perfectos. Una botella de Fortius Chardonnay de Bodegas Valcarlos o una de cava Faustino semi seco nos van a traer una gran tarde gloriosa.


ALBÓNDIGAS DE SEPIA

Albondigas con amor de cocinillas

Parece ser que es un plato tradicional de Huelva. Las albóndigas de sepia o choco. Allí lo preparan con este tipo de sepia, el choco, que es mas tierna y tiene los tentáculos más cortos. Limpiamos la sepia y se corta en trozos, después en un robot de cocina se pica la sepia con pan duro, perejil, ajo y huevo. Una pizca de sal y otra de pimienta.

Con esto ya tenemos la masa para hacer las bolas que se pasarán por harina y se freirán. En el mismo aceite pochamos cebolla, se añaden las albóndigas, un caldo de pescado y azafrán. Se dejan en la cazuela unas horas y luego se les da un calentón, mientras que nos abrimos una botella de Campillo Blanco Fermentado en Barrica. Imposible comer una solo.


ALBÓNDIGAS VEGETARIANAS DE BERENJENA

Albondigas con amor de cocinillas

La berenjena tiene una carne ideal para formar albóndigas, y son una solución perfecta para una dieta vegetariana. La pulpa de la berenjena se asa envuelta en papel de aluminio y se reservan. Para formar las pelotas se ponen yemas de huevo, queso parmesano rallado, pan rallado y albahaca. Se añade la pulpa de las berenjenas y ya están listas para formar y freír.

Como salsa se puede hacer una salsa de tomate casera, o acompañarlas de sirope o miel o simplemente con un poco de soja. Cualquiera de estas salsas le irá bien. Algunos las acompañan con una buena ración de pisto. Abrir una botella de Condesa de Leganza rosado. El Tempranillo también marida bien con la gastronomía vegetariana.


ALBÓNDIGAS DE CERDO ORIENTAL AGRIDULCE

Albondigas con amor de cocinillas

Esta receta es para los fans de la cocina oriental. Una revisión del clásico cerdo agridulce llevado al universo de la albóndiga. Mezclamos carne de cerdo con jengibre, cebollino picado, huevo y harina. Se salpimientan y se forman las pelotas.

Se empanan con pan rallado y se fríen en aceite abundante. Ya no queda más que saltear un poco de pimiento rojo y verde cortado en trozos, añadir salsa agridulce mezclada con un poco de salsa de soja y ya está. Fácil y resultón. Para un plato oriental como este, tenemos la opción de un Marqués de Valcarlos Fortius Rosado muy polivalente y efectivo para cualquier momento.


ALBÓNDIGAS DE LENTEJAS CON TZALTZIKI

Albondigas con amor de cocinillas

Estas albóndigas son un 2.0 del tradicional falafel. Mucho más nutritivas y completas para una alimentación vegetariana. La elaboración es sencilla. Se mezclan lentejas ya cocidas, avena, lino molido, pan rallado y un sofrito de zanahoria, cebolla y ajo. A esto, y para darle un punch, se le añade pulpa de tomate, sal y pimienta. Se tritura todo, se pasa harina y se fríen.

Un poco de pepino cortado en pequeños dados, tomate fresco y salsa de yogur o tzaltziki. La opción de un Portia Verdejo nos puede traer gran momentos de gloria.


 

Por | 2021-10-13T01:00:29+00:00 octubre 13th, 2021|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , , |Sin comentarios