Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

//Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

Escapadas sin calendario.

Por alguna razón, quizá por su marcado carácter cristiano, localidades medievales como Laguardia, Gumiel de Izán o Los Arcos son ideales para un paseo en el frío. Ahora que ha acabado la Navidad, estas pequeñas villas tienen el tamaño perfecto para que podamos perdernos por sus calles disfrutando de su gastronomía, tapear con los vinos de la tierra y disfrutar de un legado artístico e histórico, que se aprecia a simple vista en sus calles medievales. Son lugares perfectos para ese fin de semana diferente, sea cual sea la que elijamos para desconectar de la gran ciudad.


 

Planes de invierno con estilo Martínez ZabalaLaguardia en Álava es una de las joyas de la Rioja Alavesa. Esta localidad de origen medieval y marcado carácter defensivo está repleta de rincones de interés, buena gastronomía y mejores vistas. Accedemos a sus calles reviradas erigidas a partir del siglo X y percibimos de inmediato su carácter de fortaleza contra los invasores de Navarra.

Tierra de vinos, cuevas y bodegas (más de cien en realidad) el entretenimiento vinícola está servido en un lugar consagrado a todos los procesos de producción del vino. Los responsables de las bodegas usan las cuevas para conservar el vino y mejorar sus propiedades, empresa que acometen con celo y pasión.

Como buena villa medieval que es, aquí destacan numerosas iglesias como la de Santa Maria de los Reyes, la torre Abacial, el pórtico de Santa Maria – con ese aire de villa guerrera tan Juego de Tronos –. Y además tenemos todo el sistema de Lagunas, perfectas para recorrer en bicicleta, gracias a un entramado de caminos muy bien habilitados. Porque la región está salpicada de joyas naturales que merece la pena conocer armados con un buen abrigo. Una visita a Bodegas Campillo puede ser el broche de oro para una escapada sorpresa.


Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

Gumiel de Izán, en Burgos, es un pequeño municipio de unos 600 habitantes declarado Conjunto Histórico Artístico a principios del siglo XXI que está ubicado en la comarca de la Ribera (Aranda de Duero). En Gumiel, como era de esperar, se come de fábula y se vive mejor. Su nombre de origen vasco y medieval ya nos da las claves de este pueblo regado por el Gromejón, afluente del Duero, compuesto de viñedos, calles de vistas medievales y mucha, mucha historia, como lo demuestran los restos de la antigua fortaleza y la muralla que rodeaba el pueblo.

Los monasterios de San Lorenzo y el cisterciense de San Pedro de Gumiel subrayan el pasado cristiano de esta pequeña localidad de calles reviradas, estrechas y preñadas de piedra – ojo al Puente de San Pedro –, donde aman y conocen el vino tinto. Paseando por sus calles, salpicadas de pequeñas ermitas, podemos disfrutar de la iglesia parroquial de Santa María, de estilo gótico con una marcada similitud al mítico Tesoro de Petra. Una visita a Bodegas Portia es el contrapunto de modernidad a tanta historia.


Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

La villa navarra de Los Arcos, atravesado por la Ruta Jacobea, reúne, con poco más de 1.000 habitantes, todo aquello que esperamos de un pueblo medieval cuyas raíces se hunden con profundidad en la prehistoria. Aquí encontramos el yacimiento arqueológico de El Castillo, de la Edad de Bronce, entre otros restos arqueológicos de origen romano, que fueron la base de la localidad de Curnonium, en lo que ahora es Los Arcos.

En la Edad Media surge a raíz de su castillo una villa de alta importancia estratégica, como lo demuestra la presencia de su fortaleza, el característico Portal de Castilla y abundantes monumentos religiosos como la iglesia de Santa María, de estilo románico y con múltiples adiciones posteriores.

Esta ciudad amurallada de marcado carácter bélico con una adición cultural contemporánea interesante, la proporcionada por la casa de Carmen Thyssen-Bornemisza, también nos sorprende con una casa cultural inaugurada con el nuevo siglo y destinada a proporcionar múltiples actividades, exposiciones y propuestas.

Muy interesantes son las rutas para recorrer el municipio con la Ruta de las Ermitas, de las Fuentes, y la atractiva Ruta del Zobazo. Es una ruta circular, que se inicia en la Casa de Cultura y rodea el monte Zobazo (577 mts) y los Altos del Calvario, por la zona más alta. Se asciende hasta la ermita del Calvario, coincidiendo con el Vía Crucis, con buena panorámica de Los Arcos y alrededores. Localizamos a la izquierda la Cabaña de Zenzano, que nos lleva al buzón de la cima de Zobazo.

Planes de invierno con estilo Martínez Zabala

Y, por supuesto, el vino de las Bodegas Valcarlos que son un referente en la zona. Ya sea la variedad Merlot, la Chardonnay o la Cabernet (las principales de las cultivadas aquí) producen excelentes vinos.  son parte del ritual de parar en algunos de los locales de la zona y probar la cocina navarra, conde la verdura y los guisos demuestran su valor.


 

Por | 2024-01-19T00:36:01+00:00 enero 19th, 2024|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , , , |Sin comentarios