Una cuestión de huevos

//Una cuestión de huevos

Una cuestión de huevos

El gran comodín de la cocina española.

El Día Internacional del Huevo se celebra desde 1996, año en el que los vieneses decidieron darle un homenaje a este insigne alimento. Por eso el 14 de octubre es casi obligado rendir homenaje a uno de los productos estrellas de nuestra cocina. Se cuentan por millones los fans del huevo, entre los que nos contamos, por supuesto. Desde la International Egg Commission nos animan a participar en las celebraciones del Día Mundial del Huevo 2022, y aquí va nuestra participación y nuestra reivindicación: Los mejores maridajes del señor Huevo… porque el huevo también se puede maridar.

El huevo no suele ser muy amigo de los enólogos, si bien es cierto que el huevo cocido tiene el mismo efecto que el cacao, adormilando las papilas gustativas, el resto de elaboraciones aceptan como compañero de mesa al vino de mil amores.


1.- HUEVOS BENEDICT

Este huevo es el protagonista de cualquier brunch. Huevo escalfado con una emulsión de yema de huevo y mantequilla, un poquito de limón, y según gustos, se acompaña de salmón ahumado o tocino. Un blanco afrutado y fresco equilibra el sabor. Una copa de Cava Faustino Brut es una buena manera de comenzar el fin de semana.


2.- TORTILLA CAMPERA

Una cuestión de huevos

La tortilla campera es una delicia que no se prodiga mucho, tan solo en Murcia, de donde es originaria. Esta tortilla combina huevos, patatas, berenjenas, tomate y ajo. Una opción muy nutritiva para los vegetarianos ovolácticos y que si, además se sirve con una copa de Faustino Rosado frío, mejor que mejor. Los toques cítricos y ácidos del rosado, le van que ni pintado. La huerta tiene sus momentos.


3.- TORTILLA DE PATATA

Una cuestión de huevos

Tema de estado. Con cebolla o sin cebolla, esa es la cuestión. Si somos de los que nos gusta la tortilla con mucha cebolla, el maridaje es más complicado, pero no imposible. La intensidad de los huevos camperos y el punto dulce de la cebolla contrastan muy bien con un tinto joven en el que no se note nada la madera. El Crianza de Marqués de Vitoria es un buen ejemplo.


4.- HUEVOS FRITOS CON PATATAS

Una cuestión de huevos

El gran clásico. A quien no le gustan unos huevos fritos con patatas, son un bocado de dioses… Plato humilde y perfecto donde los haya. Para que nos salgan puntillitas el truco está en poner el aceite muy caliente y no moverlo ni cubrir con aceite la yema. Se permite hacer barquitos con pan y disfrutar sin horario.

Para darle el homenaje que se merece este plato. ¿Un vino? Pues cualquiera que nos guste. Un Campillo Reserva Colección es una opción muy deseada.


5.- HUEVOS CON SALSA DE SOJA MOMOFUKU

Una cuestión de huevos

Estos huevos son de lo más sabroso y muy fáciles de preparar. Se cuecen los huevos 5 minutos y se corta la cocción con agua con hielo. En un bol se pone una cucharada de azúcar, 2 de vinagre de jerez, un chorro de salsa de soja y 6 cucharadas de agua. Una vez que tenemos hechos los huevos se meten esta mezcla y se dejan por tres horas. Para maridar, un Portia Crianza que neutralice la intensidad de la soja.