La nariz me dice mucho

//La nariz me dice mucho

La nariz me dice mucho

Descubriendo los aromas del vino.

Dicen que el disfrute de un vino empieza cuando se elige la botella. Abrirla, emociona y ver como adopta la forma de la copa siempre nos aporta un cierto optimismo. El color nos puede dar una idea de lo que vamos a beber, pero la nariz no pone en otra posición emocional. Sea tinto, blanco, rosado, espumoso, dulce, semiseco o cualquier otra variedad, la complejidad de su elaboración y sus infinitas características hacen que las sensaciones sean siempre muy variadas. Cada botella es un mundo y una expresión única de su lugar de origen, así que es toda una aventura descubrir los secretos de cada copa.

La nariz me dice mucho

Un buen referente para disfrutar de los vinos es pensar en sus aromas. Y eso es fácil cuando pensamos en distinguir los tipos de aromas. Los expertos suelen utilizar la clasificación de los tres niveles. Cada grupo está asociado a diferentes procesos químicos y etapas en la elaboración, creando una amplia gama de experiencias para los enófilos. Los aromas son canal de información, para la bueno y lo malo. Disfrutarlo es una cuestión de rodaje y predisposición. En esa clasificación se distinguen tres: primarios, secundarios y terciarios.

Los aromas primarios son los más básicos, y provienen directamente de las uvas. Estos se desarrollan principalmente en el viñedo y son influenciados por factores como la variedad de la uva, el clima, el tipo de suelo y las prácticas agrícolas que se lleven a cabo.

Cada cepa tiene sus propios perfiles de aromas y estos a su vez se pueden clasificar en: florales (rosa, lila, violetas), vegetales (pimiento, eucalipto, hierba cortada), frutales (pera, melocotón, fresa) y minerales (granito, punta de lápiz, pizarra mojada). Cada tipo de uva nos lleva a un micro-mundo de sensaciones… La Tempranillo nos lleva al regaliz y las frutas rojas. La Garnacha a la pimienta, el heno y las frutas silvestres. La Viura es una experiencia frutal.

La nariz me dice mucho

Los aromas secundarios también se denominan como aromas de fermentación, pues es en ese proceso donde se producen. Las levaduras transforman los azúcares del mosto en alcohol y en ese proceso se liberan diferentes compuestos aromáticos. No es fácil, su asimilación pero hay referencias que ayudan. Se suelen diferenciar tres posibilidades: fermentación (bollería, miga de pan, galleta, panadería), amílicos (esmalte de uñas, barniz, plátano) y lácticos (yogurt, mantequillas de pueblo, queso fresco, leche). Si agitamos nuestra copa vamos a estimular estos aromas.

Y por ultimo están los aromas terciarios, conocidos también como bouquet, se desarrollan durante el envejecimiento del vino en la botella. Durante este tiempo, los compuestos aromáticos evolucionan y se combinan dando lugar a una amplia gama. Son unos matices efímeros porque en cuanto entra en contacto con el oxígeno al abrir la botella, desaparecen pronto. Para identificarlos se agita la copa en sentido contrario a las agujas del reloj. Evidentemente, en los vinos jóvenes son inexistentes.

Aquí se puede ser muy sofisticado. Los aromas se vuelven más personales para cada uno. Se suelen dividir en tres grupos. Pueden ser empireaumáticos (cuero, almendras tostadas, café, cacao), especiados (laurel, canela, pimienta, clavo) o de madera (pino, roble, tostados, incienso).

Por supuesto que también hay un apartado negativo. Hay otro tipo de aromas mucho menos frecuentes, pero igual de importantes de conocer porque saber identificarlos te libra de una mala velada, los defectuosos. Así reconoceremos rápidamente que hay que abrir otra botella. Estos aromas pueden recordar a huevo podrido, corcho, vinagre, acetona, caldo de carne, una cerilla recién encendida, etc.

La práctica es la mejor escuela, así que una vez aprendida la teoría el mejor método para aprender a diferenciarlos es probarlos. Se puede hacer una cata comparativa, jugar a adivinarlos y luego leer notas de expertos o familiarizarte con las etiquetas para aprender los diferentes componentes. Sea cual sea, lo más importante de todo es disfrutarlo.

Por | 2023-07-30T23:05:31+00:00 agosto 1st, 2023|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , , |Sin comentarios