Jardines con viñedos

//Jardines con viñedos

Jardines con viñedos

El divino paisajismo de Baco

Los viñedos son algunos de los paisajes más relajantes a la vista del espectador. Lomas suaves como olas de mar que cambian sus colores con las estaciones. No es de extrañar que los mejores paisajistas del mundo utilicen los viñedos como parte de los diseños de sus obras más preciadas.

El modelo de châteaux tan popular en la zona de Burdeos lleva desde el siglo XV combinando el paisajismo de jardín con el viñedo. Y es que la mezcla es perfecta para la vista y la paz del alma. Pero esta idea viene ya de más antiguo, concretamente de la bodega más antigua del mundo, Schloss Johannisberg, del año 817. La historia siempre es un motivo de prestigio.

Jardines con viñedos, Schloss Johannisberg

Esta bodega fundada en Geisenheim, fue un monasterio benedictino, la Abadía Johannisberg está rodeada de los viñedos, a modo de jardín, que ya los monjes cultivaban en el siglo IX y que plantaron la primera finca dedicada a la uva Riesling. Por allí han pasado personajes como Goethe o Thomas Jefferson, que visitó como turista esta abadía en 1788.

En la Segunda Guerra Mundial el monasterio fue bombardeado y destruido, pero en el año 1965, gracias a capital privado, el edificio se restauró tal y como era en sus orígenes. Hoy se considera la cuna del Riesling.

Jardines con viñedos, Chateaux Goulaine, Nantes, Francia

Si continuamos viaje hacia el sur y entramos en Francia aquí, todo el Valle del Loira está salpicado de châteaux rodeados de viñedos. El Châteaux de Goulaine es uno de los más antiguos, data del año 1.000. Este castillo y sus viñedos bien ordenados (como cualquier jardín francés que se precie) está a unos 15 kilómetros de Nantes. En un principio fue un castillo defensivo utilizado para uso militar, pero, a pesar de este fin, los viñedos han acompañado sus vistas desde antaño.

Jardines con viñedos, Bodegas Campillo

En España también encontramos ejemplos excelsos de la combinación jardín-viñedo. Bodegas como Bodegas Campillo rodea su bodega-palacio con 50 hectáreas de viñedo abierto a la Sierra de Cantabria y al pueblo de Laguardia. Un espectáculo digno de ver, sobre todo al atardecer.

El conjunto se antoja majestuoso. El edifico de Campillo, de piedra natural, con su pórtico con arcos, voladizos de madera y sillería, cuenta con una gran escalinata de pizarra que se eleva para, desde allí, contemplar los viñedos, enmarcados por los cipreses que nos dan la bienvenida. Si a esto unimos sus exposiciones y su colección de obras de arte tenemos una visita perfecta.

Jardines con viñedos, Quinta Duque del Arco, El Pardo, Madrid

En la capital, Madrid, también hay ejemplos de paisajismo hecho con viñedos. Si bien no es una bodega en sí, La Quinta del Duque del Arco, en el Pardo, es un monumento nacional de 1717, ordenado construir por el Duque del Arco.

Esta Quinta, que fue la residencia del presidente Azaña y aquí le sorprendió el golpe de estado de 1936. Tiene unos jardines preciosos diseñados por Claude Truchet, siguiendo la influencia francesa de la corte de Felipe V.

El entorno combina la geometría francesa de parterres y rosaledas, con frutales y viñedos, y rodeado todo de grandes coníferas que le dan un toque de grandiosidad. Un auténtico tesoro no muy conocido en las afueras de Madrid.

Estos ejemplos de jardines con viñedos nos pueden servir de inspiración si queremos enriquecer nuestros jardines con unas cuantas vides, bien en terraza o en huerto, para deleitar nuestra vista y, de paso, aprender algo sobre viticultura.