En la mesa de James Suckling

//En la mesa de James Suckling

En la mesa de James Suckling

La calidad sale en la copa

El mejor vino, el mejor crítico. Los vinos Gran Reserva de Faustino pueden presumir de ser, un año más, los favoritos del prestigioso periodista especializado estadounidense conocido por elaborar una lista de puntuaciones de lo mejor del área enológica. Su última cata de los vinos de las Bodegas Martinez Zabala derivó en una excelente puntuación de 95 puntos, posición obtenida sobre todo gracias al exclusivismo Faustino I Gran Reserva 2004, con una puntuación de 95 puntos.

Esta etiqueta nunca falla. Para regalar, para compartir o como disfrute personal, estamos ante un gran vino. Esta vez ha superado con creces las exigencias de Suckling, un enólogo y catador de vinos que heredó de su padre el amor por este producto. Procedente de California, una tierra sin duda vinculada al arte de la elaboración del vino, tiene un sistema de puntuación propio – sobre 100 – que ha logrado ser de los más valorados entre los enólogos.

 

Su método de trabajo es puro sistema. Suckling otorga 15 puntos al color, 25 al aroma, 25 a la estructura y 35 a la valoración global del vino, valorando por tanto más la boca que la nariz, más a las emociones que a lo racional. El Gran Reserva 2004 de Gran Faustino es un vino exclusivo y de edición limitada que forma parte de Martinez Zabala Gallery. Se trata de un vino tinto con un mínimo de 38 meses en barrica, y con un marcado color granate.

Técnicamente, el Gran Reserva 2004 es un vino de capa media muy intenso. Tal y como lo describen en la propia bodega, en él predominan los aromas terciarios, con un importante toque de fruta madura y pasa que se suma a la pimienta negra y los sabores propios de la maduración en barrica.

Y, fiel al gusto de Suckling, es más en la boa que en la nariz donde demuestra lo que vale. Esos toques afrutados e incluso de cacao con aromas marcadamente balsámicos crea un torrente de sensaciones al margen de lo equilibrado que se muestra en nariz. El resultado es un vino complejo y de gran elegancia, con una acidez sostenida y por tanto extremadamente agradable.

Las opciones de consumo son muy variadas. Es un vino de copa amplia y generosa, para disfrutar sin prisas y con calma. Esa sutileza se logra gracias a la hábil mezcla de Tempranillo, Graciano y mazuelo estudiada por Bodegas Faustino. Una bodega que tiene historias que contar y que busca ante todo emocionarnos, y por tanto, solo puede provenir de un importante legado familiar que mira al pasado pero, sobre todo, al futuro.

Suckling sin duda ha sabido reconocer el duro trabajo familiar de la familia Martínez Zabala, reconocida a nivel mundial como fabricante de algunos de los mejores vinos de La Rioja.

Por | 2022-08-25T09:39:11+00:00 agosto 11th, 2022|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , , |Sin comentarios