Una experiencia llamada vendimia

//Una experiencia llamada vendimia

Una experiencia llamada vendimia

Cada momento del año tiene su tarea. Eso lo saben bien las gentes del campo, que nunca encuentran el momento de estar ociosos. Cuando no hay que sembrar,  hay que abonar, cuando no es la lluvia es la sequia lo que les ocupa. Todo es importante porque, como en cualquier proceso, un detalle puede afectar más tarde de cualquier manera al resultado final. Es la magia de un proceso, llamado vino.

Pero, si hay un momento clave en el calendario, es el de la cosecha. Durante unos días o semanas se recoge el fruto del trabajo de todo el año, y entonces se juega toda la temporada. Se estudia el fruto, se mira al cielo, se estudian todos los factores para elegir el momento de empezar la cosecha. Sí, nos jugamos mucho y no se puede fallar.

Vendimia

Aunque cada territorio es un mundo, los días de finales de septiembre y principios de octubre marcan en general el comienzo de la vendimia, la cosecha de la vid. Los viticultores y los enólogos buscan la madurez de la uva, estudian las previsiones meteorológicas y deciden el momento óptimo para iniciar la recolección. Además de estos factores generales hay muchos otros que hacen que la vendimia empiece en una fecha u otra. Por ejemplo, cada tipo de uva tiene sus características, también en su proceso de maduración. Y la geografía también manda con factores como la altitud, la orientación de los campos.  Tecnología, pero tampoco falta la corazonada… como en cualquier rama del arte.

Otro factor importantísimo es qué se quiere hacer con esa uva. La decisión depende de si quieres obtener un vino joven, un crianza o un reserva, o un vino especial como los llamados vinos de hielo.

VendimiaLa vendimia siempre se ha hecho a mano, cortando racimo a racimo, depositando cada uno en un cesto. El cesto no podía ser muy hondo para que las uvas del fondo no tuvieran que soportar mucho peso y pudieran dañarse. Lógicamente también existe en la actualidad la vendimia mecánica, que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado el trabajo se acelera, se gana en tiempo, comodidad y coste, pero se pierde esa capacidad de elegir lentamente cada racimo. Los grandes vinos surgen casi siempre de vendimias hechas a mano.

La vendimia, nadie lo duda, es un trabajo duro, que históricamente se ha intentado llevar de la mejor manera posible. Siempre ha habido canciones populares para entonar durante la jornada. Y siempre están las fiestas de la vendimia, en que se celebra el éxito de la cosecha y se brinda con el mosto obtenido de las primeras uvas recogidas.

Vendimia

Evidentemente,  por su importancia en la obtención de un buen vino, un factor de capital importancia en las comarcas en las que se vive de este producto. Conocerlo de primera mano siempre ha sido algo fuera del alcance de personas ajenas a este mundo.  Sin embargo, como ocurre siempre, el conocimiento es el mejor camino para valorar un producto. Algunas bodegas como Campillo y Portia, dentro de sus actividades para dar a conocer el mundo de la enología, organizan diferentes actividades para que los que vivimos fuera del mundo de la vitivinicultura podamos conocer, aunque sea un poco, los secretos que esconde una actividad tan importante.

Vendimia, Bodega Portia

En Campillo hay actividades programadas casi todos los fines de semana de octubre, que incluyen la visita a las bodegas y los viñedos y algunas actividades como vendimiar y pisar la uva para conseguir el mosto, además de un almuerzo.  En Portia se puede elegir entre una actividad sólo para adultos o para familias con niños. Las actividades están previstas para los fines de semana de fin de septiembre y principios de octubre pero para grupos se puede llevar a cabo en cualquier otro momento, haciendo entonces una visita privada. Una ocasión única de conocer algunos de los secretos de la vendimia. Y así valorar mejor el vino que bebemos.

Vendimia, Bodegas Campillo

Por | 2018-09-23T23:43:17+00:00 septiembre 24th, 2018|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , , , , |Sin comentarios