Vino y chocolate en Bodega Portia

//Vino y chocolate en Bodega Portia

Vino y chocolate en Bodega Portia

Taller Vino & Chocolate

Cuando hablamos de gastronomía, de las cosas del comer y el beber, el maridaje es el arte de combinar diferentes elementos. Hacer magia y conseguir que uno más uno sea más de dos. Pero, atención, hay que saber hacerlo. Si se hace sin tino el resultado bien puede ser mucho menos que dos.

El maridaje esencial es el que se realiza entre la comida y la bebida, y en este sentido el vino es el protagonista esencial de casi todas las historias. Todos hemos oído consejos básicos (¡muy básicos!) al respecto, como aquello de que el vino blanco va con el pescado y el tinto con la carne. Afortunadamente, aunque parezca que se complique el asunto, todo no es tan fácil, y hay que tener en cuenta muchos otros detalles como la forma en que se preparan los alimentos, la temperatura a la que se sirven, las variedades de uva utilizadas, etc., etc. Además de dos factores muy personales a la hora de hacer el encuentro entre el vino y la comida: saber si queremos la asociación o el contraste y, sobre todo, nuestro propio gusto, que al final es de lo más importante.

Vino y chocolate en Bodega Portia

Pero igual que estamos acostumbrados a maridajes entre el vino y la carne, el pescado o los guisos, tal vez no nos hayamos atrevido tanto con otras combinaciones. Es el momento de enfrentarse, y disfrutar, de la unión entre el vino y el chocolate.

Tal vez parezca algo extraño a primera vista, pero podemos garantizar que es una buena combinación, siempre que se haga bien. Es una realidad evidente que no todos los chocolates maridan bien con todos los vinos. Pero cuando se da en la tecla adecuada se consigue una mezcla compleja y exquisita que abre nuevas puertas en el mundo de las sensaciones.

Vino y chocolate en Bodega Portia

Vale la pena intentarlo, y sólo hay que tener en cuenta algunas consideraciones.

La primera consideración es muy clara: para construir un buen maridaje hay que contar con elementos de buena calidad. Nada más absurdo que estropear un buen vino con un mal chocolate, o viceversa.

No hay que olvidar que el chocolate tiene un gran peso en boca y que la grasa del cacao puede bloquear las papilas gustativas e impedir que se saboreen algunos matices de la bebida. Hace falta, por tanto, un vino que aguante el encuentro.

El del chocolate es un mundo tan complejo como el del vino, con infinidad de matices y variedades pero para una primera aproximación habrá que simplificar las cosas. Así podemos agruparlos hablar de chocolate blanco, con leche y negro.

El chocolate blanco, hecho con manteca de cacao, es el más dulce. Por tanto combinará bien con vinos suaves. El chocolate con leche encaja muy bien con vinos frescos, incluso afrutados. El chocolate negro es otra cosa y exige vinos más elaborados, como mínimo crianzas.

La mayoría de expertos aconseja que el vino sea igual de dulce, o más, que el chocolate. Por eso los vinos secos y los cavas no suelen ser los mejores compañeros para este viaje. Hay una imagen muy cinematográfica, la de regalar una botella de champagne y una caja de bombones que, como ocurre frecuentemente, queda muy bien en la pantalla pero no conviene llevarla a la práctica en la vida real.

Otro consejo que se da frecuentemente es el de probar por separado ambos elementos, el chocolate y el vino, para apreciar bien las cualidades de cada uno, y luego tomarlos juntos y así descubrir cómo cambian, cómo se entremezclan sus virtudes, cómo se influyen mutuamente.

Un pequeño truco para disfrutar del maridaje es mantener un rato el chocolate en la boca, dejar que se derrita, y sólo entonces tomar un sorbo de vino.

Así llegamos a la verdadera unión de los elementos, la simbiosis perfecta, el deleite completo.

Vino y chocolate en Bodega Portia

Para ayudar a adentrarse en este mundo de sensaciones tan satisfactorias siempre conveniente contar con la ayuda de los expertos. Para ello Bodegas Portia lleva a cabo periódicamente talleres sobre el vino y el chocolate. Además de visitar la bodega se realiza una cata y degustación de cinco vinos y cinco chocolates. El próximo taller tendrá lugar el 14 de septiembre, pero se organizan con cierta regularidad. Además, si las fechas no convienen, es posible solicitar un taller para un grupo contactando con el teléfono 947 102 700. Hay un mundo de nuevas sensaciones esperando a ser descubierto.

By | 2018-09-09T23:08:09+00:00 septiembre 10th, 2018|Categories: Por Ribera del Duero|Tags: , , , , , |3 Comments