Cuatro quesos para cuatro vinos

//Cuatro quesos para cuatro vinos

Cuatro quesos para cuatro vinos

Aunque las antiguas creencias dijeran que el vino y el queso no eran buenos compañeros y que cualquier queso hacia bueno hasta el vino más malo, la verdad es que no hay picoteo mejor que un quesito con vino.

Eso sí, es imprescindible encontrar la pareja perfecta para cada vino, no todos los quesos valen… elegir vinos y quesos de la misma zona, o jóvenes o reservas para quesos frescos o maduros nos darán la combinación idónea para disfrutar de ese gran pequeño bocado de dioses. Por esta razón aquí os dejamos nuestra selección del día para combinar sin margen de error.


Cuatro quesos para cuatro vinos

1.- QUESO DE CEBREIRO

Uno de nuestros favoritos es el queso de Cebreiro. Este queso de la provincia de Lugo y de denominación de origen protegida es una de las joyas menos conocidas del Camino de Santiago. Los primeros que elaboraron este queso se dice que fueron los monjes que se instalaron en el poblado de O Cebreiro y que daban hospedaje a los peregrinos del Camino.

O Cebreiro es un queso de leche de vaca, concretamente de las razas de rubia gallega, pardo alpina y frisona. Su período de curado es de mínimo cuarenta y cinco días y se le distingue por su característica forma de seta.

Para degustar esta delicia, lo mejor es combinarlo con vinos ligeros, tanto blancos como tintos, con las manzanillas y finos andaluces y, si lo queremos de postre, con un moscatel o un malvasía marida a la perfección. Un Portia blanco es una opción perfecta.


Cuatro quesos para cuatro vinos

2.- QUESO STILTON

Este es un queso para los paladares más curiosos. El Stilton tiene fama de ser el queso más caro de Gran Bretaña y se produce exclusivamente en las zonas de Derbyshire, Leicestershire y Nottinghamshire. Y, ¿por qué este queso inglés es tan caro? pues porque para hacerlo se utilizan trocitos de oro comestibles. La variedad más conocida es la blue, aunque los más expertos también valoran las cualidades del blanco. Cada kilo puede llegar alrededor de 900 euros.

El maridaje más evidente de un queso con la cremosidad del Stilton sería un vino dulce o amontillado, pero probarlo con un rosado le da una vuelta de tuerca a este exclusivo lácteo. Si tienes una botella de Campillo Rosado en casa, puede ser la opción perfecta.


Cuatro quesos para cuatro vinos

3.- EMMENTAL

Y de uno de los más exclusivos y peor tratados por el mercado, nos vamos a uno de los quesos más consumidos en el mundo. El queso emmental es originario de Suiza y, junto con el chocolate, uno de sus productos estrella.

La textura es firme, tiene sabor intenso y un buen contenido de grasas. Los vinos que mejor le van son los tintos, redondos y aterciopelados, con cuerpo medio. Un tinto de Marqués de Vitoria  resaltará las propiedades del queso.


Cuatro quesos para cuatro vinos

4.- QUESO MANCHEGO

No hay queso español más internacional que el manchego. La imagen del pastor manchego con su queso, su pan de cruz, su navaja y la bota de vino, es una de las más evocadoras de la estepa manchega… El queso manchego se caracteriza por su sabor ácido, fuerte y sabroso, que cuando madura se vuelve hasta picante.

Para combinar este queso lo mejor es hacerlo con una uva de la misma tierra en la que pastan las ovejas manchegas. El vino tinto es su mejor compañero, pero desde hace unos años, se están poniendo de moda los maridajes con blancos manchegos y la combinación no está nada mal.

Los blancos secos de Condesa de Leganza gracias a su intensidad, aportan al queso manchego un toque de distinción y de originalidad a la hora de maridar.