Setas y vino, la vida en otoño

//Setas y vino, la vida en otoño

Setas y vino, la vida en otoño

El otoño es la temporada de las setas. No es una verdad estricta ya que en realidad hay setas silvestres todo el año, y no digamos nada de las cultivadas. Pero ya sea por la variedad y la cantidad que podemos encontrar en estas fechas siempre relacionaremos el placer de comer buenas setas con los últimos meses del año. Han bajado las temperaturas (pero todavía no hay grandes heladas), ha empezado a llover con una cierta frecuencia, y las setas brotan como por “encanto”. Con estas condiciones climáticas apetecen platos un poco más consistentes que en pleno verano.

Setas y vino, setas

Es el momento de disfrutar de unas buenas setas, ya sea como ingrediente estrella o como acompañamiento, que es uno de los alimentos que mejor maridan con los vinos. Sólo hay que probar, seguir nuestro instinto y también algunas normas básicas para que la experiencia sea lo más placentera posible.

Setas y vino, maridar platos gastronomia setas y vino

Hay tantas clases de setas y tantas maneras de cocinarlas que las posibilidades son inmensas. Los aromas y las texturas, casi más que el sabor, son los detalles más importantes a la hora de plantearse un maridaje satisfactorio. Como en cualquier combinación entre el vino y un elemento es necesario buscar el equilibrio y que ninguno destaque demasiado y anule o modifique las características del otro.

 

Setas y vino, copas de vinoPor eso no conviene, como norma general, utilizar vinos  fuertes. Un gran reserva, maravilloso en sí mismo, puede generar combinaciones desastrosas con las setas. Habrá que decantarse, preferiblemente, por vinos tintos jóvenes o si acaso reserva, además de blancos y rosados con mucha personalidad.

El maridaje de vinos y setas no es una ciencia exacta y lo que prima es la satisfacción de cada uno. Sin embargo, se pueden hacer algunas recomendaciones generales que pueden servir de base para que iniciemos nuestra particular estrategia culinaria.

Setas y vino, Botella Faustino V Viura-Chardonnay

Así, podemos decir que un chardonnay sería un acompañamiento adecuado para una crema de hongos o unos níscalos a la brasa. Si tenemos en nuestra casa algunas botellas de Faustino V Viura – Chardonnay podemos ir a enfriarlas porque puede ser una opción perfecta.

Setas y vino, Botella Marques de Valcarlos Rosado

Los rosados nunca fallan y pueden ser una  opción muy estimulante.  Marqués de Valcarlos tiene un rosado, que puede animar a preparar un  plato de pasta con Champiñones o un guiso de  patatas con Níscalos.

Setas y vino, Botella Campillo Crianza

La primera copa de un Campillo Crianza, debe ser para el cocinero para estimular su creatividad y luego puede seguir ofreciendo a sus invitados más vino. El Niño de Campillo es una buena opción para  unas setas de textura blanda y sabor algo dulzón y que un crianza casa a la perfección con setas más sabrosas, que se preparen en carpaccio o salteadas, o con un buen estofado de carne con setas.

Setas y vino, Botella El Niño de Campillo

Otra manera de combinar setas y vino es cuando este último forma parte de la receta y los hongos se cocinan con un buen chorro de vino. Viene muy bien al cocinar setas de una cierta consistencia o para dar un toque final a una preparación al ajillo.

Setas y vino, maridar platos gastronomia setas y vino

No hay duda de que el vino es el complemento perfecto a un plato con setas. El aroma del bosque, de la tierra, de algo natural y sabroso, tiene que casar con una copa de vino. Disfrutemos pues de los placeres otoñales. Si sabemos algo de setas y las hemos encontrado nosotros en el campo, ya sea unos níscalos, unos boletus, unas colmenillas o unos rebozuelos, y las tomamos en buena compañía, el placer será supremo.