Portia y Campillo abren sus puertas a los sanitarios

//Portia y Campillo abren sus puertas a los sanitarios

Portia y Campillo abren sus puertas a los sanitarios

El esfuerzo tiene su reconocimiento

 

Irrepetibles, si hay alguna palabra que  sirva para reconocer  el trabajo que ha hecho el colectivo de sanitario durante la crisis del COVID, es esta. A nadie se nos podía pasar por la cabeza que ante una situación tan extrema,  como la que hemos tenido, todo un colectivo, en bloque, reaccionara de una manera tan sólida y efectiva como la de nuestro sistema sanitario.

Meses de angustia, impotencia, agotamiento e incertidumbre que han dejado una herida en sus corazones que tardará tiempo en sanar. Los aplausos los mantuvieron en pie y ahora son muchas las iniciativas de distintos sectores que, cada uno a su manera, se han propuesto homenajear a médicos, enfermeros y todo el personal sanitario.

Desde el Grupo Faustino también queremos aportar nuestro granito de arena ofreciendo a todos los sanitarios visitas gratis a nuestras bodegas Portia y Campillo. Nuestros escenario también funciona como terapia. La belleza de los viñedos, de la luz del sol, el lento y apacible envejecer del vino… visiones que son perfectas para ir sustituyendo poco a poco el horror en la memoria de estos héroes.

Las primeras bodegas que han abierto sus puertas para ir dándole rienda suelta al enoturismo de nuevo han sido Portia y Campillo, y son estás las que abren sus brazos a todos los sanitarios que quieran acercarse a vivir la experiencia del vino.

Portia, la “estrella de tres puntas del corazón de Ribera del Duero” está en la mejor zona de Ribera del Duero, en Gumiel de Izán. La experiencia de visitar Portia empieza por el arte. La bodega diseñada por Foster es uno de los ejemplos más singulares de la arquitectura de vanguardia tan en boga entre las grandes bodegas españolas.

Visitar la bodega, los viñedos, disfrutar de sus experiencias gastronómicas y catar sus vinos. Una buena manera de volver a disfrutar de los pequeños placeres de la vida que casi habíamos olvidado.

Campillo es la otra bodega que espera con ilusión a los sanitarios españoles. Una bodega clásica, construida a los pies de la impresionante Sierra de Cantabria, en la Rioja Alavesa, a modo de chateau bordelais.

Los alrededores son hectáreas y hectáreas repletas de viñedos que invitan al paseo y a la contemplación. Las salas de crianza, el botellero, las exposiciones de arte… hacen de la visita a Campillo una excusa perfecta para visitar la siempre bella Rioja Alavesa.

By | 2020-07-24T10:24:30+00:00 julio 24th, 2020|Categories: Mundo Vino|Tags: |0 Comments