Platos de caza y vino

//Platos de caza y vino

Platos de caza y vino

DEL CIELO AL PUCHERO

Pasando el Puente del Pilar comienza la temporada principal de caza que se extiende hasta el mes de enero. Durante esta temporada es fácil ver cómo las cartas de los restaurantes se llenan de platos de caza, cada vez más populares.

La caza es una carne con menos calorías que las convencionales y con alto contenido en minerales, por lo que se hace necesaria en una dieta equilibrada.

La caza mayor, el jabalí, el corzo, los venados son carnes más duras, con un cocinado que requiere más elaboración o macerados para disfrutarla, pero aquí nos vamos a centrar en la caza menor. Aves sabrosas que nos ayudan a recuperar sabores de siempre.


PERDICES AL CAVA

de caza y vino, perdices al cava

Dentro de las preciadas carnes de la caza, la perdiz es una de las más cotizadas. Es un animal difícil de capturar, pero muy fácil y con muchas posibilidades para cocinar. La estrella es la perdiz estofada, popular en todas las regiones de caza de nuestro país. También escabechadas, rellenas, asadas o guisadas.

Las perdices al cava son una receta sencilla y bien sabrosa. Una vez limpias las perdices se hierven 30 minutos en agua para sacar caldo que añadiremos después. Después se maceran durante un día en un cava rosado. Se doran con puerros, apio, cebollas, zanahorias y ajos sin que se deshagan y después se incorporan los higaditos.

Se añade el cava, un poco del caldo y se dejan cocer. Después la salsa se puede tamizar o triturar. Si queremos una presentación gloriosa podemos añadirle unas uvas y abrir una botella de Cava Faustino Brut Reserva.


CODORNICES ASADAS CON BACON

de caza y vino, codornices asadas con bacon

Dicen los que saben, que este no va a ser un buen año de codornices, pero el buen cazador siempre puede traer unas piezas en el morral. Alguna vendrá hasta nuestra cocina y podremos disfrutar de estas pequeñas aves sabrosas y jugosas.

Se pueden cocinar, al igual que las perdices de multitud de formas, guisadas, escabechadas, rellenas, y asadas.

Mientras nos decidimos, podemos abrir una botella de Marques de Vitoria Reserva y con la primera copa estimular nuestra creatividad. Las codornices asadas son una de las maneras más sencilla de cocinar, eso sí, hay que tener cuidado con los tiempos para que no se sequen demasiado.

Para ello se untan con un poco de manteca de cerdo, se cubren con lonchas de bacon y se hornean a 190 grados durante 15 minutos. Después se les pone un poco de miel y se hornean otros 5 minutos… y a comerlas rápido, que recientes están mucho mejor.


PATO CARAMELIZADO

Platos de caza y vino, Pato caramelizado

Once especies hay cazables de patos en España. Es quizá una de las cazas más bellas de las que hay, porque siempre se practica en humedales y en lugares con paisajes acuáticos.

La carne de pato es cada vez una mejor opción para tomar proteínas de buena calidad. Dicen que su carne es magra, con un sabor intenso, y, aunque parezca apetitosa y crujiente la piel, no es conveniente comérsela porque está llena de grasas saturadas.

El magret de pato, la pechuga, lo mejor es cocinarlo a la plancha y acompañarla de alguna salsa de frutos rojos o vinos olorosos. Por su parte el confit es más graso y se suele cocinar a baja temperatura y en su propia grasa.

Para comerlo entero una de las maneras más deliciosas es el pato frito. La manera de hacerlo, sencilla. Se fríe por unos minutos hasta que esté dorado, bien dorado en una sartén con aceite y luego de 10 a 20 minutos al horno. Simple y buenísimo. El acompañamiento, al gusto, manzanas, frutos rojos, peras y una botella de Campillo Reserva.