Nochevieja por el Mundo

//Nochevieja por el Mundo

Nochevieja por el Mundo

Bodegas Faustino va a muchas mesas.

Llega la hora de dejarse llevar por las uvas. Y aunque la pandemia global haya modificado los planes de la mayoría, la Nochevieja todavía debe, y puede, celebrarse. Aquí ya conocemos la tradición: una buena cena (si puede ser en buena compañía o en familia), doce campanadas, doce uvas y la previsible fiesta. Incluso el cotilleo de presentadores de la televisión es parte del ritual. Este año por el coronavirus hay limitaciones y puede ser difícil reunirse o salir, pero el año que viene es previsible que todo vuelva a una relativa normalidad. Grupo Faustino presume de estar presente en muchas mesas del mundo… y cada lugar tiene sus tradiciones.

En Italia lo hacen de manera muy similar, solo que en vez de doce uvas apuestan por cenar lentejas, símbolo de riqueza desde la época romana. San Silvestre no saldrá a correr esta noche, pero puede abrir una botella de Faustino Gran Reserva para alegrar la mesa.

Nochevieja por el Mundo

De Francia, sin embargo, procede la tradición del muérdago que vemos en tantas películas americanas. Si dos enemigos se encontraban con esta planta debían detener su lucha, por lo que esa planta es sinónimo de amistad. Y hablando de beso, en Estados Unidos es lo que prefieren hacer: a medianoche todo el mundo se besa a las doce de la noche, un legado romano que pervive al otro lado del charco. Cuidado! Este año contacto mínimo y siempre lo podemos cambiar por un brindis con unas copas de Faustino Cava Rosado

En Reino Unido, por ejemplo, ya sabemos que les gusta ser un punto diferente. Allí existe la tradición de darse las manos en círculo y cantar “Auld Lang Syne”, una canción sobre congraciar pasado y futuro en paz y con buen espíritu.

Nochevieja por el Mundo

En Irlanda y Escocia, además, creen que la primera persona en pasar por casa en Año Nuevo nos traerá suerte, y por eso es habitual que traigan un regalo. Estos últimos, los escoceses, gustan de prender fuego a barriles de madera y echarlos a rodar por las calles, una fiesta denominada “Hogmanay” y que simboliza el paso al Año Nuevo.

En Rusia, el denominado “abuelo de la nieve” o Del Moroz visita todas las casas junto a su nieta, la doncella de la nieve, para repartir regalos. Ese Papá Noel no es como el nuestro, que no da la cara nunca, y por eso entrega los regalos en persona, no a escondidas. Los que han llevado unas botellas de Faustino , han sido bien recibidos.

La amistad es otra cosa que este año va a tener un ámbito más privado. Los daneses son algo violentos y prefieren tirar platos contra la puerta de sus amigos en la medianoche del 31 de diciembre. Pero tranquilos, es una señal de afecto.

La República Checa dicen que las mujeres solteras lanzan un zapato por encima del hombro y hacia la puerta para salir de casa. Si cae con la punta mirando la puerta, se casará este año que comienza. Si lo cercano es el tacón… otro año a esperar.

En Colombia y Chile gustan de dejar la maleta hecha y dar una vuelta a la manzana justo en el tránsito de un año a otro para así propiciar la realización de viajes. Algo similar es costumbre en México, solo que rellenan la maleta con objetos relacionados con esos deseos que quieren hacer realidad. Perú también toma uvas como en España, pero lo hacen debajo de la mesa.

Nochevieja por el Mundo

Además, esconden bajo la cama tres patatas, una pelada, otra pelada parcialmente y otra sin pelar, que deberán recoger después sin mirar. Si toca la primera faltará el dinero, si es la segunda pasarán solo algunas dificultades económicas, y es la tercera, todo irá bien en cuanto a nuestro bolsillo.

En Puerto Rico tiran un cubo d agua por la ventana para ahuyentar espíritus, y en Ecuador tienen trabajo para rato este 2020: suelen fabricar un muñeco que representa lo mejor y lo peor del año que acaba y que se quema una vez llegan las doce de la noche. Seguro que 21 será mejor…

Por | 2020-12-30T02:33:59+00:00 diciembre 30th, 2020|Categorías: Mundo Vino|Etiquetas: , , |Sin comentarios