La Costa de Vizcaya no tiene estación

//La Costa de Vizcaya no tiene estación

La Costa de Vizcaya no tiene estación

De puerto en puerto, de playa en playa.

No hay duda de que la costa vizcaína es un territorio privilegiado, mucho mejor que esa del Caribe o de la dichosa Polinesia. Bilbao, Getxo, Plentzia, Bermeo, Lekeitio, son algunos puntos destacados de nuestra ruta. Puede que la arena no sea tan blanca pero los restaurantes que jalonan este litoral la convierten en una costa mágica. La gastronomía vasca no hay que descubrirla pero sí hay que disfrutar de ella continuamente, y si es al borde del mar con un plato de pescado y una botella de Marqués de Vitoria, de Campillo o Faustino sentimos que estamos descubriendo América. El buen producto local, el placer del trabajo bien hecho de los cocineros, la luz que brilla en el mar y la buena compañía se combinan para crear una cosa parecida al paraíso.


La Costa de Vizcaya no tiene estación, La Fábrica de Juan

La Fábrica de Juan

Barrio de la Arena, s/n. La Arena. Tlf: 946 365 361

No podemos evitarlo, nos gustan esos restaurantes en que alguna pared esté forrada con estantes llenos de botellas de buen vino. Y La Fábrica de Juan es uno de ellos. Enclavado en un lugar estratégico, justo donde la ría de Bilbao se abre al Cantábrico, cerca de la playa, hace tiempo que ya es un imprescindible de la zona. Es difícil no encontrar algo que cumpla con el capricho que tenga uno al llegar porque lo mismo juegan con las brasas que con los platos de cuchara. Los pescados con verduras a la brasa son un escándalo pero a ver quién se resiste a unas pochas con chipirones, unos garbanzos con kokotxas o unas lentejas con carrilleras.


La Costa de Vizcaya no tiene estación, Tamarises Izarra

Tamarises Izarra

Muelle de Ereaga, 4. Getxo. Tlf: 944 910 005

Al borde del mar, viendo la playa y las olas desde la sala del restaurante, la comida sabe bien. Y si hablamos de un restaurante en la costa vizcaína la apuesta ya es segura. Los Tamarises es la zona de ocio de Getxo y desde hace ya más de un siglo ha habido un hotel con restaurante dedicado a hacer felices a los visitantes. Con los cambios que trae el paso del tiempo todavía podemos gozar del buen hacer de Tamarises Izarra, que es el restaurante y es lo que más nos llama.

Entrar y disfrutar pensando en lo que vamos a comer es todo uno porque si se empieza con arroz cremoso de vieiras y carabineros o unas croquetas de txistorra la cosa promete. Al borde del mar imperan los pescados, sobre todo las preparaciones de merluza y bacalao. Unas kokotxas de bacalao con su pilpil o un tronco de merluza ondarresa  con patatas bola te caen las lágrimas sin dificultad y el carré de cordero no se queda atrás.


La Costa de Vizcaya no tiene estación, Hotel Bahía de Plentzia

Hotel Bahía de Plentzia

ErriberaKalea, 29. Plentzia. Tlf: 946 775 578

Plentzia es ese lugar perfecto que lo tiene todo: naturaleza y ciudad, porque está a dos pasos de la playa y del Guggenheim de Bilbao. El edificio actual tiene una historia de más de un siglo, y guarda, tras una remodelación brillante, el recuerdo de cuando era el casino de Plentzia. Las terrazas se abren a la ría y uno se siente a gusto al pedir unas alcachofas con su ajo y su jamón ibérico o unas alubias rojas con berza y sus sacramentos. Así, para empezar, que luego se puede seguir con rodaballo a la brasa, unas carrilleras en salsa de uvas o un entrecot con patatas y pimientos verdes. Los vinos de Marqués de Vitoria completan el paisaje.


La Costa de Vizcaya no tiene estación, Gotzon Jatetxea

Gotzon Jatetxea.

Luzarragako Bidea, 2. 48130 Bakio. Tfn: 946 194 043

Muy cerca de San Juan de Gaztelugache, frente al mar, lleva más de medio siglo abierto al público el restaurante Gotzon, que ahora está dirigido por las hijas de los fundadores. Con todos los cambios se mantiene la esencia, que es la cocina tradicional vasca de mercado. Lo que tampoco cambia es la vista del mar y el sonido del aire y las olas. Aquí se disfruta de la cocina local, la de siempre, la de esas recetas en las que prima tanto el ingrediente principal como la salsa o el fondo. Así se disfruta de una cazuela de cangrejos con su salsa de rechupete, comidos con las manos, protegido por un babero y ayudado por un cuenco de agua con limón para limpiarse. Otras opciones son los chipirones de Bermeo, las nécoras o el rodaballo. Y una botella de vino blanco bien fresquito.


La Costa de Vizcaya no tiene estación, Prim Erretegi

Prim Erretegia

Txatxo Kaia. Lekeitio. Tlf: 946 754 832

El mar Cantábrico parece ser el dueño de la cocina y el ambiente del asador Prim. Aquí las cosas están claras: ambiente sencillo, tradicional, donde te sientes bien recibido. Y si buscas un plato de pescado bien preparado la apuesta es segura. El besugo tiene fama en la comarca, igual que el pulpo a la brasa y el rodaballo. Los carnívoros tienen la opción del chuletón de ternera mayor, que como su nombre indica son palabras mayores. La sopa de pescado sirve de primero, los pimientos de Guernica y la ensalada de boletus de entrante y acompañamiento, y una buena botella de vino Campillo bueno completar la faena.