Faustino Spotify

//Faustino Spotify

Faustino Spotify

Chimenea, manta y vino.

¿Quién no tiene Spotify? La gran plataforma de la música nos deleita todos los días con listas diseñadas a nuestros gustos, a nuestros estados de ánimo, a nuestra edad. Puntualmente, parece que lo sabe todo. Mejor dicho, casi todo sobre nuestras preferencias. Pero todavía no llega a saber qué tipo de vino nos gusta o qué momento es el mejor para relajarse, tomarse una copa de vino y escuchar buena música.

Para eso están los amigos de Faustino. Podemos empezar con un clásico como
Old Red Wine
de los Who para ir abriendo la botella. Este icono de la música del siglo XX le dedicó canciones a una generación que creció con películas como Quadrophenia como manual de vida.

Para todos aquellos que añoran los pantalones pitillo y las Vespas, esta canción, homenaje a uno de sus integrantes fallecidos, es una bonita manera de abrir la botella, esperar a que respire un poco y empezar a servir el vino.

Y como la velada parece que va de clásicos, seguimos con otro de los grandes del siglo XX. Eric Clapton, mano lenta que nos sirve el primer sorbo de la botella.

 

Bottle of Red Wine, un blues delicioso que hoy tacharían algunos de machista… y es que el pobre hombre le pide a su amor que se levante y le traiga una botella de vino tinto porque sus demonios impiden hacerlo a él. ¿Una prueba de amor? Quién sabe, lo que sí es una melodía ideal para empezar a disfrutar a tragos cortos de nuestro vino.

Y vamos ahora con los reyes de la música inglesa, con perdón de los Beattles, of course. Sus satánicas majestades los Rolling Stones también le dedicaron sus rasgadas guitarras al vino tinto. Blood Red Wine, Sangre y vino para una declaración de amor lastimera y nostálgica, perfecta para una segunda copa de vino mientras el sol se va poniendo.

Faustino Spotify

Y después de tanta melancolía es mejor empezar a darle ánimo al asunto porque si no la velada puede transformarse en melancolía pura… Los UB40 hicieron una versión magistral de la original Red Red Wine de Neil Diamond.

Un ritmo con toque reggae y tropical que nos hace olvidar todas las penas que el amor nos pueda causar. Viva el vino!

Sigamos por el camino de la diversión. A bailar! Un clásico como Elvis Presley cantando en español en esa gloriosa película de título Fun in Acapulco. Vino, dinero y amor. El escenario es una cantina mexicana y Elvis moviendo la pelvis cantándonos. Es una buena manera de darle ritmo al cuerpo… además, no es mala idea sustituir el vino por la salud en el trío de grandes deseos. Salud, dinero y vino… suena bien.

Continuamos con algo más patrio y un himno para los que añoran los 90. Brindo por las Mujeres de Los Rodríguez. Esa voz aguardentosa de Calamaro que derrite a cualquier fémina brindando por las mujeres que derrochan simpatía.

“Brindo porque recuerdo tu cuerpo pero olvidé tu cara…” Esos canallas siempre triunfan. Copas de vino… alegría y a brindar por la vida, que es una y da tiempo a poco!!

Para terminar los reyes de la metáfora de Cornellá. Estopa tuvo uno de sus grandes éxitos con Vino Tinto. Una canción que mezcla ritmos como solo los Estopa han sabido hacer. Canalla, alegre, para que te los bebas trago a trago, a tu ritmo. La recomendación es gratis, el vino lo pone el usuario.