Fake wine

Fake wine

La falsificación no tiene fronteras.

Afortunadamente ocurre pocas veces dentro de nuestras fronteras pero, de vez en cuando, muy de vez en cuando, salta la noticia fatídica: se ha descubierto una partida de vino falsificado.

¿Cómo puede pasar algo semejante? Siempre hay mentes criminales dispuestas a buscar su provecho a costa de los demás. Lo único bueno de un vino falsificado es que no tiene que ser perjudicial para la salud. Sólo para el bolsillo y la autoestima: compras un vino a un precio elevado creyendo que adquieres un tesoro y realmente te llevas a casa una botella de un vino que en realidad vale una décima o una centésima parte de su valor. Por desgracia, cada cierto tiempo aparecen botellas falsas de alguna de las bodegas más conocidas.

Fake wine, falsificación de vinos

En el mercado hay vinos excepcionales que tienen un alto precio. Bodegas concretas y añadas especiales alcanzan unos precios que tientan a los malos. Sin embargo, el proceso de falsificación no es una tarea sencilla y requiere de la participación de muchos expertos, cada uno en su campo. La página Winefraud nos sorprende con toda clase de noticias, tanto de falsificaciones como de robos de colecciones privadas…

Fake wine, falsificación de vinos

Un primer paso consiste en seleccionar un vino muy caro y otro que tenga características semejantes como para que los incautos no detecten la diferencia, pero que tenga un precio mucho menor. También hay que encontrar unas botellas semejantes para poder dar el cambiazo. El proceso no ha terminado porque también hay que cambiar los tapones, que suelen ir serigrafiados, más las cápsulas y, sobre todo, las etiquetas. La etiqueta no es tan fácil de copiar…

En todos estos pasos se tiene que llevar a cabo un complicado proceso de copia y falsificación de cada elemento, normalmente disponiendo de las maquinarias necesarias o contratando los servicios de otros profesionales del engaño. Falta por falsificar las cajas de madera y cualquier otro elemento identificativo, como sellos, lacres, etc.

Una vez que se tiene el producto falsificado los delincuentes se enfrentan a la segunda parte de su maldad que es colocarlo a los compradores. Normalmente no vale la estrategia de ofrecer un vino muy caro a un precio ridículo porque la sospecha saltaría enseguida.

 

El proceso es colocarlo como si fuera el auténtico vino de altísima calidad. Es decir, darle salida en restaurantes, tiendas, etc. Es frecuente recurrir a portales de venta de vino por internet.

Los vinos realmente caros falsificados pueden llegar incluso a subastas en las casas más importantes. Hay que tener en cuenta que vinos auténticos de hace años de bodegas muy importantes pueden haber cambiado de manos en varias ocasiones a lo largo de los años por lo que seguir la pista a una botella antigua puede ser complicado.

Fake wine, falsificación de vinos

Por suerte, el trabajo de la WSI, Wine Scene Investigations, que es la ciencia forense de los vinos parece que encuentra soluciones. La ciencia ayuda, botellas con números de serie, sellos holográficos o cápsulas codificadas, ayudan a mantener ese valor de nuestras joyas más valiosas de nuestra bodega. El análisis de isótopos estables de vinos antiguos es también una costumbre cada vez más frecuente…

Afortunadamente, como hemos dicho al principio, es un problema que se da muy poco en nuestro país, siendo más frecuente en Francia e Italia. En cualquier caso, la lógica y la prudencia nos aconsejan que cuando compremos un vino, sobre todo si es de altísimo precio, lo hagamos en un lugar que ofrezca todas las garantías.