El poder del olfato

//El poder del olfato

El poder del olfato

La primera forma de sentir el vino.

El olfato es el sentido de la memoria. Hay sensaciones que se pierden para siempre con el paso del tiempo, para nunca más volver. Las formas, los sonidos, los sabores que experimentados pueden desaparecer dejando poca huella. El olfato es otra cosa. Quizá creamos haber olvidado la sensación que nos produjo un aroma, un perfume, pero si lo volvemos a sentir con ese olor nos llegan muchas otras sensaciones que teníamos dormido.

El olfato es fundamental para sentir el vino. Tal vez pensemos que el gusto es lo más importante a la hora de degustar una copa de buen vino, y hay mucha verdad en esa afirmación. Sin embargo… todo adquiere su verdad cuando introducimos la vista y, sobre todo, el olfato en nuestra experiencia.

El poder del olfato, taller aromas Bodegas Campillo

Bodegas Campillo organiza periódicamente en sus instalaciones unos interesantes talleres de aromas que nos permiten adentrarnos en esa parte intangible del universo del vino. Lo que no puede tocarse ni verse ni gustarse pero se puede alcanzar a través del olfato.

La experiencia empieza con una visita a las bodegas Campillo, una experiencia que siempre vale la pena por los detalles exclusivos que representa. Aquí se reproduce esa idea tan admirada de Francia del château rodeado de viñedos, esa construcción magnífica y llena de estilo que materializa una forma de entender la vida y el vino.

Una arquitectura peculiar, inmersa en un mar de viñedos a su vez rodeado por una naturaleza poderosa, todo confluye para generar una experiencia única. Es el momento de descubrir mil detalles sobre las uvas, el terreno, el clima y el proceso de elaboración, crianza y conservación necesarios para alcanzar ese producto que tanto nos gusta.

El poder del olfato, taller aromas Bodegas Campillo

Luego llega el taller olfativo propiamente dicho, en el que se descubren esos matices tan importantes que están presentes en una copa de buen vino pero que pueden permanecer ocultos a los no iniciados. Está claro que no hay que ser un experto catador para disfrutar de una copa de vino pero podemos imaginar que cualquier experiencia es más satisfactoria cuando más se conoce de un tema cualquiera de la vida.

En un taller de aromas se destaca la importancia del olfato en el disfrute del vino, que muchas veces permanecen ocultos tras los que generan la vista y el gusto. Un experto catador puede distinguir entre miles de matices al acercar la nariz a la copa. Nosotros podemos contentarnos con mucho menos. Pero con ellos seremos conscientes de los detalles derivados del tipo de uva utilizado y de la evolución que ha tenido.

Resulta interesante aprender que los aromas primarios son los derivados de la uva, los secundarios los que dependen de la elaboración y los terciarios los que provienen de la crianza. Esto nos hace darnos cuenta de que un vino joven no tiene aromas terciarios.

Otro detalle: en una cata de vino los aromas son siempre las sensaciones olfativas positivas. A las otras, las negativas, las llaman olores. Por ejemplo, el olor a corcho.

El próximo 13 de abril, sábado, a las 11:30 horas, Bodegas Campillo ofrecerá su nuevo taller de aromas. Si la fecha no viene bien siempre es posible contactar con la bodega y contratar un taller en el momento que convenga para un grupo determinado. Esta primavera, los aromas de la naturaleza se pueden maridar perfectamente con los del vino.

By | 2019-04-01T23:02:45+00:00 abril 2nd, 2019|Categories: Mundo Vino|Tags: , , , |0 Comments