El arte de los carteles y el vino

//El arte de los carteles y el vino

El arte de los carteles y el vino

Una iconografía que marca una cultura.

Anuncios, carteles, etiquetas… La creatividad siempre ha estado unida al mundo del vino. Algunos carteles antiguos forman ya parte de la historia de la iconografía moderna y durante décadas han sido señas de identidad de las bodegas que los crearon. Por eso el vino parte de nuestra historia y sus marcas se han convertido en un icono de vida cotidiana.

Hoy son joyas vintage difíciles de encontrar, aunque algunas bodegas como el Grupo Faustino sigue manteniendo su clásica imagen en sus botellas, conservando así su esencia estética tan intacta como la calidad de sus vinos. Los cambios estéticos han transformado nuestra percepción del producto.

La cartelería de Faustino siempre ha ido unida a su emblemática etiqueta.

el arte de los carteles y el vino

Julio Faustino consideraba el vino como un arte y siempre quiso que sus vinos estuvieran unidos al mundo del arte de alguna manera.

Al crear la icónica etiqueta de inspiración flamenca, seguro que no era consciente de la transcendencia ni popularidad que adquiriría a través de los años. Solo con ver el retrato de Nicolaes Van Bambeeck todos reconocemos al instante los vinos del Grupo Faustino. Un cartel publicitario que no necesita otro soporte que el de sus propias botellas.

Pero si hubo una edad de oro para la cartelería publicitaria esos fueron los años 20, y 30. El arte dejó el monopolio del lienzo y muchos artistas plasmaron sus obras en carteles y anuncios, renunciando así a firmar la autoría de sus obras y abriendo su arte al gusto popular y al paisaje urbano.

el arte de los carteles y el vinoLos carteles de los vinos Florido y Cía fueron emblema de los vinos de Jerez en los años 20 y 40. Estos vinos finos del siglo XVIII crearon una cartelería en los años 20 con un marcado estilo art decó. Mujeres elegantes, mobiliario de diseño y los finos de Sanlúcar de Barrameda como protagonistas de esas obras que hoy son muy cotizados entre los coleccionistas.

Los calendarios publicitarios de Ricardo Aparicio y sus vinos finos de mesa adaptaron la estética modernista al más puro sabor español. Mujeres preciosas y sugerentes, como salidas de un cuadro de Romero de Torres y con mucho colorido. También son uno de los tesoros que buscan los coleccionistas amantes del vino.

el arte de los carteles y el vino

El cartel de vino de la compañía francesa Dubonnet de 1932 se encuentra entre los 10 mejores carteles publicitarios de la historia. A.M Cassandre fue el artífice de este diseño. Las vanguardias de estos años fueron su fuente de inspiración, el futurismo y el constructivismo formaron parte de todas sus obras entre las que se encuentra este cartel de vinos.

La iconografía andaluza fue una constante en el panorama patrio de esos años y todavía se potenció más en los años cuarenta y cincuenta. El sombrero cordobés, el torero, la bailaora… Hasta los vinos de Rioja como los de Bodegas Rioja Santiago se rindieron a esta iconografía.

Y para terminar no podemos dejar de nombrar a los dos carteles de vinos y brandies más famosos y que fueron indultados sobreviviendo por encima de sus marcas. La botella de Tío Pepe de la Puerta del Sol de Madrid y el toro de Osborne que todavía recorta su silueta en muchas llanuras españolas. Dos símbolos ejemplo de la buena publicidad que se ha hecho siempre en nuestro país.