DICCIONARIO DEL BUEN AMANTE DEL VINO (PARTE 1)

//DICCIONARIO DEL BUEN AMANTE DEL VINO (PARTE 1)

DICCIONARIO DEL BUEN AMANTE DEL VINO (PARTE 1)

Es fundamental para ser un buen entendedor y comunicador del mundo del vino el hecho de conocer las palabras y términos específicos. Son algo más que palabras. Son un argot que dicen mucho del usuario. Los errores son tan frecuentes que merece la pena reflexionar acerca de este tema. 

El lenguaje del vino cuenta con más de veinte siglos de historia, por lo que su riqueza es tal que podemos encontrar un término casi para cada peculiaridad, y puede que nos quedemos cortos. La cosmovisión de una cultura dice mucho  de sus usuarios. 

Para algunos puede resultar un tanto sectario y elitista, pero no hay nada como familiarizarnos con un término para que pase a formar parte de nuestro vocabulario común. Este es el objetivo de nuestro particular diccionario, tres entregas con los términos más relevantes para poder hablar del vino y tener siempre en la boca el trago y la palabra correcta. El entorno del Grupo Faustino también tiene su forma de entender las cosas. 

Lo más sencillo siempre es empezar por orden alfabético, por lo que aquí os dejamos con los 10 primeros términos:

ABOCADO

Este término nos va a venir muy bien si vamos a acudir a una cata. Los sentidos que le pongamos van a ser absolutamente personales, pero a la hora de definir cómo lo sentimos en boca un término como abocado describirá a la perfección el grado de acidez o dulzura que tiene un vino blanco. Si el sabor tiene tendencia a ser más dulce que ácido, es un vino abocado.

Técnicamente se refiere a los azúcares residuales que tienen los blancos dulces, siempre entre 5 y 15 gramos por litro, aunque también se utiliza esta palabra para definir los vinos secos.

ACIDEZ

La acidez es la cualidad que tienen los vinos de tener presencia de ácidos libres naturales, la suma de acidez fija o volátil es lo que le da su grado de acidez. Sin embargo, pero dejando de lado estos tecnicismos, se puede entender la acidez como la sensación que deja en boca, en los laterales de la lengua, y que provoca que salivemos, como cuando piensas en un limón. 

La bondad de acidez es la sensación de frescor y de alegría del vino. Si es mucha, será acidulado, verde y anguloso; si es poca, el vino será delgado, cálido y ardiente.

 AÑADA

Pues aquí lo que tenemos es la cosecha, o como su propio nombre indica, el año de producción del vino. Fácil, ¿no? Un dato curioso para el conocimiento de los amantes del vino es que los vinos de mesa espumosos, generosos y criados en soleras nunca pueden llevar en su etiqueta la mención de la añada.

ASSEMBLAGE

Empezamos con la terminología en francés, que siempre queda muy bien. Referido al vino, esta palabra denomina el maridaje de diversos mostos de uva en un vino que sea lo más perfecto posible. También podemos escuchar  el término cuvée refiriéndose a lo mismo. 

Opciones para todos los gustos. Se pueden mezclar barricas de viñedos y variedades distintas. Es una especie de alquimia que a los franceses les gusta mucho y les hace crear esos vinos tan personales y exclusivos.

BARRICA 

Cuba o tonel, recipiente de madera utilizada para la crianza del vino. ¿Y para qué sirve? La barrica oxigena el vino lentamente y le aporta textura y aroma para suavizar el sabor. Además, durante las primeras fases de envejecimiento la madera le da sus propios taninos al vino, aportándole aromas como el tostado, la vainilla, el caramelo o el café. Las más frecuentes son las de roble francés o americano. El roble americano le aporta mayor rapidez en la maduración, mientras que el francés, al ser más lento, le aporta más elegancia.

BAZUQUEO

El bazuqueo es fundamental para que los hollejos del vino estén en contacto con el mosto y le trasmitan sus aromas y colores. El trabajo consiste en romper y hundir el sombrero para mezclarlo de nuevo con el mosto en el proceso de fermentación, y así conseguir una maceración óptima.

 CHAPTALIZACIÓN

Recoge su nombre de su inventor, Jean Antoine Chaptal, químico francés que le dio por añadir azúcares, normalmente de la remolacha para aumentar el grado alcohólico de los vinos. Este método está prohibido en España, aunque en otros países se permite por sus bajas temperaturas. El frío hace que la uva no desarrolle bien sus propios azúcares y necesiten una ayudita. Algo bastante controvertido en el mundo del vino.

CLOS

Muy chic este término si lo que nos gusta es hablar de los vinos de la Borgoña. Un Clos es un viñedo rodeado de muros de piedra, una estampa muy bucólica. Su nombre original es Clos de Vougeot, aunque ahora todo el que tiene unas viñas con un “murico” de piedra puede presumir de tener su propio Clos. Su origen posiblemente esté relacionado con los viñedos que estaban dentro de los perímetros de un convento. 

DESPALILLADO

Pues como si fuera una margarita, el despalillado de la uva consiste en ir separando las uvas de la estructura herbácea del racimo, es decir, del escobajo. Es el primer paso en la elaboración del vino. Una buena limpieza siempre es el principio del éxito. 

DOMAINE

También se podría decir dominio, pero así le da un toque más profesional. Cuando un vino es de Domaine asegura que todas las uvas que se utilizan para su elaboración pertenecen a la misma parcela. Suelen ser extensiones muy grandes, así que no hay problema, la producción no se resiente.

By | 2020-04-30T07:33:41+00:00 abril 30th, 2020|Categories: Mundo Vino|Tags: , , , , , , , , , , |0 Comments