Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

//Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

La evolución natural del termómetro.

Entramos en época de transición. Nos esperan estos días en los que si te pones un jersey te cueces y si estrenas un outfit primaveral te hielas…  Con las comidas nos pasa un poco lo mismo… Pasar del guiso invernal al gazpacho da un poco de vértigo. Para esta etapa de cambios hay una solución perfecta. Las ensaladas de legumbres: proteína, calorías razonables y la mezcla refrescante de las verduras crudas.

Las legumbres son un ingrediente de lo más versátil, en cualquier época del año los nutrientes de la legumbre nos vendrán bien para estos cuerpos serranos que empiezan a prepararse para la operación bikini.

Los beneficios de la legumbre son de los más completos que podemos encontrar, son antioxidantes, tienen alto contenido en fibra, vitaminas de casi todos los grupos y un efecto saciante que no es acorde con el aporte calórico que proporcionan.

Por eso la ensalada de legumbres es el plato ideal para estos días que ni frío ni calor…


Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

1.- Empezamos con las lentejas.

Lo mejor a la hora de preparar una ensalada es dejarse llevar por el color… la mezcla de colores, además de hacerla más atractiva, aporta un valor nutritivo siempre mucho más rico en lo que a vitaminas se refiere.

Unas lentejas cocidas combinan fenomenal con pimientos de colores, cebolla, maíz, aguacate y pollo a la plancha, por ejemplo. Un plato completo y sabroso. En el aliño podemos ser de lo más creativos, vinagreta de frutas con frutos secos para darle un punto crujiente y dulce a la vez.

También es bastante recomendable mezclarlas con arroz, el almidón del arroz hace que se digiera mejor la legumbre… un poco de pepino que le da un toque refrescante, tomate que le da color y un chorrito de zumo de limón para asimilar mejor el hierro de las lentejas. Una copa de rosado de Campillo es casi una obligación. Color, olor y sabor.


Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

2.- Seguimos con los garbanzos…

Está claro que el plato por excelencia donde el garbanzo brilla en todo su esplendor es el cocido. Lo que pasa es que según suben las temperaturas, el entusiasmo por el cocidito de los domingos va decayendo. ¿Solución? La ensalada y una botella de Fortius blanco para dar alegría al cocinero.

Una opción bien sana es la de mezclar los garbanzos con remolacha (tubérculo de efectos milagrosos donde los haya) y además de precioso color. Unas cuantas hojas de espinacas, queso y algún fruto seco, como las nueces.

El aliño, una vinagreta de miel por ejemplo y seguimos añadiendo propiedades terapéuticas a nuestro plato. Si queremos darle un toque mediterráneo, una ensalada típica griega, con su pepino, salsiki, olivas negras y queso feta, admite de mil amores un buen puñado de garbanzos.


Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

3.- Vamos con las alubias blancas.

El gran clásico de esta ensalada es la mezcla de pimiento verde, tomate, cebolla y atún. Aceite y vinagre y echamos a andar. Sencilla, baja en calorías y nutritiva, no se puede pedir más para un apaño de última hora.

Si queremos ser más sofisticados sin salirnos del clasicismo, el Empedrat catalán es el rey. Bacalao, alubias y toda la verdura que queramos añadirle… aceitunas y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Para el que no sea muy fan del bacalao, se sustituye por unas colas de langostinos (cocidos o a la plancha para darle más intensidad al sabor) y queda un plato perfecto. Guarda siempre una botella de Marqués de Vitoria blanco para este plato.


Del puchero a la ensalada con la misma legumbre

4.- Y terminamos con las alubias negras…

Las alubias negras y los frijoles mexicanos combinan muy bien en ensaladas, aunque no sea lo más común verlas en las mesas españolas. Una ensalada completa, ligera y deliciosa es la que mezcla las alubias negras con quínoa… tomate, cebolla roja, pimiento verde y bien de aceite.

Y si queremos darle un toque caribeño, con echarle maíz, aguacate, zumo de limón y un yogur cremoso, está hecho… eso sí, con mucho cilantro de topping, eso que no falte.  Hay opiniones para todos los gustos, pero la botella de crianza tinto de Portia nos puede dar grandes momentos de gloria.


 

By | 2020-03-01T23:43:44+00:00 marzo 2nd, 2020|Categories: Mundo Vino|Tags: , |0 Comments