De vinos por los alrededores de Madrid

//De vinos por los alrededores de Madrid

De vinos por los alrededores de Madrid

Una vez que empezamos a explorar esos barrios de Madrid que están más allá de la M-30, nos liamos y seguimos y seguimos y ampliamos nuestro radio de acción a las poblaciones que rodean a la capital. Y esa búsqueda sigue dando sus frutos. Viajar, siempre se ha dicho, ensancha la mente y nos hace más humanos. Un pequeño viaje de unos pocos kilómetros fuera de Madrid tiene el mismo resultado. Y si elegimos buena mesa, el viaje nos llenará de gozo e ilusión.


De vinos por los alrededores de Madrid, El Toril

El Toril. Plaza de la Comunidad de Madrid, 7. Alalpardo, Valdeolmos, Madrid. Tlf: 916 202 233

Corren rumores, en la zona norte de Madrid, que el cocido de los miércoles en El Torreón es motivo más que suficiente para hacer los kilómetros que haga falta. En cualquier caso, sea el día que sea, su asador funciona sin parar y allí preparan tanto cochinillos y corderos como algunos pescados. Aquí probablemente no se haya inventado ningún plato de nombre e ingredientes sorprendentes, pero no hay duda de que los clásicos se bordan, ya se llamen rabo de toro estofado, churrasco de Ávila a la brasa o bacalao rebozado. Los valientes pueden añadir unas torrijas o un arroz con leche por si se han quedado con hambre. Pero lo que nunca falta es una buena botella de Campillo Crianza o de Marqués de Vitoria.


De vinos por los alrededores de Madrid, Costimar, Villanueva de la Cañada

Costimar. Calle Real, 1. Villanueva de la Cañada, Madrid. Tlf: 918 156 209

Más de 20 años lleva Costimar en la tarea de crear y mantener una de las mejores marisquerías del centro peninsular. Estudiar las posibilidades de los pescados y mariscos que ofrecen ha hecho llorar a más de un comensal, disfrutando con la visión de los placeres que se avecinan. No pueden faltar en la mesa unas alcachofas confitadas, unas rabas y unas tortillitas de camarones antes de entregarnos a la mariscada de la casa o a un buen pedazo de atún rojo. Si estamos en plan informal y rápido, también podemos decantarnos por un pequeño homenaje con unas tablas y raciones a base de salazones, patés, quesos y embutidos. Sea un menú u otro, siempre están los vinos Portia para completar el deseo de vivir bien.


De vinos por los alrededores de Madrid, El Viejo Fogon, Majadahonda

El Viejo Fogón. Calle San Andrés, 14. Majadahonda, Madrid. Tlf: 916 393 934

En pleno centro de Majadahonda encontramos este restaurante acogedor que, en pocos años, se ha convertido en una de las referencias de esta población cercana a Madrid. La idea de siempre ha sido conseguir un equilibrio entre tradición y la voluntad del chef Javier Rodríguez Correa de crear una cocina de autor. Por eso aparecen continuamente creaciones nuevas en la carta, aunque el paso del tiempo ha ido asentando unos platos que ya son los clásicos de la casa. El pulpo, el rabo de toro, el atún y los erizos son esas referencias que casi nunca faltan, aunque el gallo san pedro sobre risotto de calamar, las albóndigas de carrillera ibérica y el canelón crujiente llevan camino de convertirse en favoritos de los clientes que vienen y repiten. Las botellas de Campillo Gran Reserva del 94 también tienen algo que ver en el éxito de este Viejo Fogón.


De vinos por los alrededores de Madrid, El Torreón, El Pardo

El Torreón. Carretera Cristo de El Pardo, s/n, El Pardo, Madrid. Tlf: 913 760 777

Lo bueno de salir del centro y buscar un lugar para comer en los alrededores de Madrid es que, como en este caso, encuentras restaurantes amplios, cómodos en una zona tranquila. Y al fin y al cabo tampoco se está tan lejos del centro. El Torreón es un lugar donde se pueden celebrar banquetes de boda con garantía de éxito (éxito del banquete, lo que probablemente también ayude en el matrimonio) pero no es necesario tener una excusa tan importante para quedar con alguien a comer bien. En la terraza uno puede centrarse en un picoteo de tapas pero si se quiere algo realmente consistente hay que buscar mesa en el restaurante propiamente dicho y allí además de unos entrantes como croquetas de castañas y jabugo uno puede darse un festín con unos callos a la madrileña, unas manos de ternera, corzo a la cazadora o, en temporada, una perdiz de campo. Todo ello con un buen Marqués de Vitoria Crianza, y sentimos que conquistamos el mundo.