De vinos por Granada

//De vinos por Granada

De vinos por Granada

“Granada, tierra soñada por mí”, dice la canción que ha llevado el nombre de esta ciudad por todo el mundo. “Granada, mesa soñada por mí”, repetimos para nuestros adentros cuando llevamos una temporada sin pasear por la ciudad de la Alhambra, echando de menos sus tapas y sus buenos restaurantes. Hay que ir y volver para disfrutar con una de las ciudades más bellas de Europa, eso no lo duda nadie, y para recuperar fuerzas con su buena mesa. Granada, la bella y la exquisita.


De vinos por Granada, Restaurante Arriego

Arriaga. Museo Memoria de Andalucía, Av. de las Ciencias, 2. Granada. Tlf: 958 132 619

La verdad es que el espacio que ocupa Arriaga es excepcional. Se encuentra en la última planta del edificio del museo Memoria de Andalucía, que es espectacular, y desde los ventanales la vista se extiende por la ciudad, la vega y la sierra. Pero lo importante, lo que se pone en la mesa, es también espectacular. Por ejemplo, la tostada de maíz con centolla y percebes como entrante, que se encontrará en pocos lugares algo semejante. El paseo por el mar incluye corvina, atún rojo, bacalao, lenguado o rodaballo, pescados nobles preparados cada uno de una manera especial. Y lo mismo se puede decir de las carnes, siempre sabrosas y con ese detalle extra. La bodega merece también nuestra atención, y aquí destacan las propuestas del Grupo Faustino.


De vinos por Granada, Tinta Fina

Tinta Fina. Cl. Ángel Ganivet, 4. Granada. Tlf: 958 100 041.

En el Tinta Fina se respira una atmósfera especial, un poco de película, inspirada en los lofts neoyorkinos, con un juego muy ajustado de la iluminación para crear ambientes diferentes y agradables. Como diferencias muy interesantes se encuentran en su oferta gastronómica. Una de sus especialidades son las ostras, y aquí se opta tanto por el estilo japonés o francés a la hora de degustarlas. Los arroces, ya sean caldosos o negros, van siempre con marisco. Puestos en platos fuertes, el cogote de merluza, los chuletones y, sobre todo, el codillo berlinés, siempre son éxito asegurado. Pero el tataki y el tartar son esas especialidades que hay que probar, y varias veces porque hay muchos diferentes. Pero siempre con los vinos de Faustino.


De vinos por Granada, Marinetto

Marinetto. Ctra. de Málaga, s/n. Chauchina. Granada. Tlf: 958 446 052

Más de medio siglo lleva Marinetto proporcionando alegría a granadinos y visitantes. Y gusta a todo el mundo. Aquí están muy orgullosos de la buena fama que tienen entre los camioneros, que siempre lo valoran entre los mejores restaurantes de carretera de España. Los boladillos de bacalao y las berenjenas fritas son buenos entrantes antes de deleitarse con una sopa de picadillo, unas alcachofas con pulpo, habitas y bacalao, choto frito con ajos, un churrasco de cerdo o unas cocochas de merluza al pilpil. Es de las ocasiones en que podemos pedir una botella más de Faustino si nos quedamos a dormir en el hotel de la casa. Todos los servicios sin coger de nuevo el coche.


De vinos por Granada, La Picateria

La Picatería. Plaza de San Agustín, s/n, Granada. Tlf: 958 209 795

Reconozcamos una debilidad, que creemos compartir con muchos amantes de la gastronomía: nos gustan los locales de comer y beber que se encuentran dentro de los mercados. Nos gustan a rabiar, sobre todo cuando ofrecen deliciosas creaciones y buen vino a un precio razonable. Así que en Granada no podíamos faltar a nuestra cita en el mercado de San Agustín para zambullirnos en un océano de pinchos originales, frescos y ricos. Que si un pincho de boquerón por aquí, que si un pimiento relleno de atún o uno de calabaza rellena de queso por allá. Ah, esa cecina o esas alcachofas que nos hacen disfrutar de la vida. Y para redondear la faena, una botella de Faustino, que el hallazgo de este puesto en el mercado con buena bodega merece la pena.


De vinos por Granada, Gallio

Gallio. Plaza de Bib-Rambla, 14. Granada. Tlf: 958 521  015

Allí, en pleno centro de Granada, a dos pasos de la catedral, encontramos un local con dos ambientes. El interior, presidido por la gran vidriera que le da un carácter único al comedor, y el exterior, en una terraza bajo unos tilos centenarios que marcan la historia de la plaza bib-Rambla. Como buen restaurante italiano prepara buenos risottos, pizzas y pastas de todo tipo, además de pescados y carnes sustanciosos. Además tienen sus platos estrellas que cambian, ya estemos en temporada de verano o invierno. Lo que no cambia son los vinos Faustino, que siempre están disponibles para redondear una buena comida.