Chiringuitos en la Costa Brava

//Chiringuitos en la Costa Brava

Chiringuitos en la Costa Brava

Ideas diferentes para días de ocio.

La Costa Brava es uno de los paraísos sobre la tierra. Un litoral de fábula que permite adentrarse en una campiña modélica, hermosa y bien cuidada. Entre el interior y la costa basculan los elementos que dan personalidad a una gastronomía sabrosa que puede definirse como de mar y montaña. Una comida al borde del mar en la Costa Brava es sinónimo de felicidad, sobre todo si va acompañada con un buen vino. Ahora se imponen los blancos y rosados fresquitos, que estamos en verano, pero en cualquier momento del año se disfruta de cualquier vino si va acompañado de buena comida y buena compañía.


Chiringuitos en la Costa Brava, Bar La Punta

La Punta Passeig. Dr. Jesús María Isern, 3. L’Escala. Girona. Tlf: 972 772 201

Chiringuitos en la Costa Brava, Bar La PuntaNos gustan muchos los locales que pasan de padres a hijos porque se sabe que hay experiencia y amor por lo que se traen entre manos. La Punta es un caso de estos, con la ventaja de que ya van por la tercera generación al mando de este bar restaurante que tiene al mar como una de sus paredes. El nombre no es muy original, se llama así porque está en una punta del litoral que se adentra en el Mediterráneo. Aquí, evidentemente, hay que preguntar por unas anchoas de L’Escala, que además se preparan de una manera original, marca de la casa. Mariscos, pescados y arroces ofrecen un buen surtido de posibilidades para elegir, siempre acompañados con un buen vino del Grupo Faustino.

 

 


Chiringuitos en la Costa Brava, Hotel Restaurante Llafranc

Hotel Llafranc. Plaça del Promontori, 2. Llafranc, Girona. Tlf: 972 300 208

Chiringuitos en la Costa Brava, Hotel Restaurante LlafrancCon 60 años a la espalda, el hotel Llafranc es una de las direcciones de referencia del litoral gerundense. Tiene estilo, historia, cultura y saber hacer, tanto en su faceta de hotel como de restaurante. Por aquí han pasado todos los artistas importantes que se han asomado a la Costa Brava, y con razón. En lo que respecta al restaurante, aquí disfrutamos de esa cocina ampurdanesa que tiene elementos de mar y montaña. Los responsables se saben de memoria el camino a la lonja de Palamós, donde adquieren las mejores piezas disponibles. Hay clásicos que no fallan como el arroz negro, los buñuelos de bacalao, las anchoas, el pollo con langosta y las gambas de Palamós. Todo adquiere una connotación superior si va acompañado de un buen vino del Grupo Faustino.


Chiringuitos en la Costa Brava, Petit Bar

Petit Bar. Platja de Palamós, s/n. Palamós. Girona. Tlf: 972 316 043

Chiringuitos en la Costa Brava, Petit BarUn enclave especial es la carta de presentación del Petit Bar. Aquí casi casi, se come con los pies en la arena de la playa, que está a un par de metros. La bahía se abre majestuosamente desde aquí y ofrece unas vistas sensacionales, que hacen que se disfrute más de la oferta gastronómica. Que es de las buenas: suquet de bacalao con gambas de Palamós, sepia con boletus, calamarcitos salteados con verduras y jamón de pato, la cazuelita de almejas con butifarra negra, crepe de marisco con crema de gambas, croquetas caseras, mejillones, berberechos, pulpo… hacen que una sola visita resulte insuficiente para disfrutar de todo lo bueno. Igual que de su bodega, donde brillan los vinos del Grupo Faustino.


Chiringuitos en la Costa Brava, Llevant

Llevant. Avinguda de S’Agaró, 57. Platja de Aro. Girona. Tlf: 972 819 666

Chiringuitos en la Costa Brava, LlevantDe vez en cuando da gusto entrar en un lugar sin complicaciones, en donde todo está claro y bueno. Donde uno puede centrarse en disfrutar de un salmorejo, de unas habitas con jamón o unas almejas a la marinera, una dorada o unos calamares a la plancha. Donde lo mismo preparan bien unos erizos que cortan jamón del bueno. Con paellas y fideuás sabrosas. Todos ellos motivos suficientes para disfrutar de la vida. Mención especial merecen las pizzas, elaboradas con mimo por su maestro pizzero y con ingredientes de fábula como alioli de aguacate, trufa pulpo o pez espada. Uno de esos momentos en que hay que abrir un vino bueno para acompañar una pizza.